Erotismo en la obra.

En las obras, el suministro y acopio de materiales suele estar envuelto en cierto caos y desorden, generalmente debido a las limitaciones físicas de los edificios donde se desarrollan. Suele ser aún más complicado este proceso en las obras de rehabilitación, a menudo con un espacio mucho más limitado para el acopio y un acceso dificil. En nuestra obra, hasta la fecha hemos toreado bastante bien el asunto, pero no hace mucho tuvimos una experiencia, cuanto menos singular. Se realizó el suministro de fan-coils (máquinas interiores de impulsión de aire), acopiando el material en la zona de acceso tal como estaba previsto. Por lo menos llegaron a la obra 20 o 30 cajas de diverso tamaño. Se firmó el albarán correspondiente. Días después, al abrirse una de las últimas cajas, resultó estar llena de … sujetadores, y no precisamente de último diseño. Hay dudas sobre si realmente fué un error de la distribuidora, pues ya corren rumores en la obra sobre si alguno de los intervienentes de la misma tuvo un pequeño desliz en el pedido, y este estaba destinado para él y para usarlo en su doble vida.  Lo cierto es que tal como apareció la caja de sujetadores de improvisto, desapareció, sin dejar apenas rastro. Igualmente ha desaparecido el albarán firmado, por lo que no se ha podido certificar quien aceptó el pedido en obra. Yo aún no he caido en quien pudiera tener este interés en la adquisición de los sujetadores, pero seguro que alguién nos dará una pista …

Música enlazada : The Raconteurs “Steady at she goes”

Anuncios

Quien te ha visto y quien te ve.

La fachada principal del Hotel no estaba tan mal cuando adquirimos el edificio. Incluso cuando explicaba a mis allegados las obras que iba a realizar, y entre ellas estaba la actuación en la fachada, algunos se preguntaban si realmente valdría la pena realizar esta inversión. Sirva este “post” para que valoreis si realmente ha valido la pena. Yo creo que sí.

DSCN1795

Fachada en el año 2005, lo mejor : el R5 frente a la puerta de acceso.

DSCN4502

Fijaros en el color oscuro de las juntas y el alero superior de coronación de la fachada. Daban un aspecto descuidado y en exceso rústico a la fachada. La actuación que se proponía era principalmente el repicado de juntas  y nuevo rejuntado del paramento de fachada, su limpieza y la substitución del alero por uno de piedra con más protagonismo. Durante la obra, acordamos con el albañil hacer un tratamiento diferente en la superficie de las piedras de enmarcado de oberturas y pilastras, al de las piedras del paramento general. Igualmente se tratarían diferentemente sus juntas.

P1060754

Fotografía tomada durante este mes en el trancurso de las obras de rehabilitación de la fachada. Se puede observar como han repicado todas las juntas entre las piedras.

P1060854

Trabajos de extracción del alero original. Increible, el albañil con casco !!!

P1060966

Fotografía tomada desde el andamio en el proceso de colocación del nuevo alero superior.

P1060969

Como es natural en una obra que se precie, un pequeño imprevisto. Faltaba una pieza por suministrar en obra, teniéndose que encargar de nuevo al fabricante. Pequeño retraso sin importancia. Ojalá todos los problemas en obra fueran estos !!.

P1070041

Ya hemos quitado el andamio !!!. Que os parece ?. Ha valido la pena ? Queda la parte de rehabilitación de planta baja, colocar los cerramientos de madera (irán teñidos en tono nogal oscuro) y esmaltar las barandillas en negro. Aun falta algo de tiempo para estos últimos trabajos, pero no hemos podido aguantar más tiempo sin enseñaros el resultado.

P1070042

Creo que se ha conseguido el objetivo con el cambio de alero superior. Ciertamente, este adquiere mayor protagonismo y puede considerarse como un coronamiento adecuado de la fachada del edificio (o no ?.)

P1070043

Las juntas más claras entre las piedras dan la impresión de un mejor aspecto a la fachada. Respecto al bajante del lado izquierdo hubo graves diferencias entre el abañil y el arquitecto. El albañil proponía un tubo de zinc, y el arquitecto uno de cobre. Sin que sirva de precedente se aprobó la decisión del arquitecto, probablemente errónea.

P1070044

Sobre cada moldura de las pilastras hemos instalado un pequeño foco. La iluminación exterior, cálida y ténue, marcará las pilastras de la fachada. Observar también en esta fotografía, el diferente tratamiento de las piedras. El del paramento general se ha realizado con un pequeño pico, mientras que el de las pilastras (así como el del enmarcado de las oberturas) se ha realizado rallandolo con una “destraleta” o pequeña hacha.

P1070126

Vista nocturna de la fachada con la iluminación en funcionamiento.

Comparativa fachada

Quien te ha visto y quien te ve …

Música enlazada : Lone Star “La casa del sol naciente”

El Artista y su Obra

A menudo, los arquitectos nos vanagloriamos en nuestra habitual vanidad, de nuestra condición de artista. Nada más lejos de la realidad, únicamente 1 de cada 1000 arquitectos podría denominarse un artista, y aún así tengo mis dudas. De todas formas no quiere ser este el lugar para profundizar más en la cuestión, pudiéndose dilucidar en otras instancias (o no…). Quiere ser este un escrito para rendir homenaje a los verdaderos protagonistas de las obras, porque en muchas ocasiones, se convierten de artesanos a verdaderos artistas, y para muestra, un botón.

Artista : Jaime Colomer (Constructor)

Obra : Escalera compensada

P1050344

El artista supervisando los preparativos.

img586

El artista en plena ejecución de la obra.

img587

Obsérvese la dificil posición del artista, priorizando el resultado de la obra a cualquier otra cuestión, y como ha podido ir colocando uno por uno, los pequeños listones de madera que darán forma a la obra.

P1060553

La obra finalizada por el artista.

Musica enlazada : John Lennon “God”

Si las piedras hablaran …

Si las piedras hablaran … Desde que la adquirimos, la casa nos ha ido descubriendo varios secretos y sorpresas. Un ejemplo sucedió al día siguiente de la escritura de su compra, en la que tuvimos que llamar a los artificieros de la Guardia Civil para que desactivaran un gran obús de la Guerra Civil. Dicho obús fué encontrado mientras se llevaban los últimos enseres los antiguos propietarios. Por un momento pensamos que nuestra aventura hotelera sería efímera. La última anecdota ocurrió hace apenas unas semanas, y si bien lo que se contará es una hipótesis, tiene verdaderos visos de haber sido realidad. Ocurrió cuando derribamos un cajón de obra a modo de armario. Este armario ni tenía interés, ni función concreta (salvo la que luego se descubrirá….).

DSCN1965

Observar el armario con dos puertas de madera medio caidas entre la escalera de la derecha y el acceso a unas de las bodegas del edificio. Lo que sucedió, es que tras el derribo del armario, apareció el inicio de un arco que dejaba un agujero entre este y la escalera de la derecha. Dicho agujero daba a un espacio de aproximadamente 2 x 2 x 2 m. sin sentido, y sin, aparentemente, otro posible acceso. Lo que entenderiamos por un zulo.

img480

Fijaros en el pequeño hueco que hay al lado de la escalera. Estuvimos unos dias pensando que podía significar ese espacio y para que se utilizó. Hasta que el albañil (el amigo Jaime), descubrió justo encima de ese espacio bajo el pavimento del piso superior, un marco de acero que sirvió de trampilla para el acceso a este zulo. Fué en este momento cuando pareció aclararse la cuestión. El propio Jaime, hombre ya experimentado, comentó que es conocido que varias casas y familias de la población, albergaron, por no decir escondieron, en momentos puntuales de la guerra civil a los curas del pueblo. Calaceite, al encontrarse en pleno frente de la batalla del Ebro, cambio de manos en varias ocasiones. Se conoce, que en la entrada de los elementos más extremistas del lado republicano en el pueblo, los curas, en su humano objetivo de salvar el pellejo, acudían a alguna de estas casas donde eran escondidos. Por quién fue el anterior propietario de esta casa, y por lo anteriormente explicado, puede deducirse que bien pudo albergar este zulo a más de un cura durante varios días. Bien os puedo asegurar que antes de la obra, era un escondite prácticamente inviolable. Ahora hemos abierto el zulo, conectándolo a una de las bodegas de la vivienda, pero mantendremos la trampilla superior para que quede constancia de los hechos. Muy probablemente llamemos al espacio resultante “el rincón del cura”, “el zulo del cura”, “el zulo de la salvación” o algo parecido. Evidentemente se admiten sugerencias.

Música enlazada : Laid Back “Sunshine Reggae”